TE CAÍSTE?… ¡LEVÁNTATE!

TE CAÍSTE?… ¡LEVÁNTATE!

POR BERNARDO RODRÍGUEZ VELASCO *

¿Quién no ha caído alguna vez e incluso recaído? Alguna vez en nuestra vida nos hemos resbalado y hemos caído por aquella mala experiencia que tuvimos, sin embargo, es imposible que en la vida no vengan tropiezos. Una caída, en realidad es algo positivo, pues nos aporta un nuevo aprendizaje, nos ayuda a crecer, a reinventarnos y avanzar por el camino del éxito. Siempre hay obstáculos, la diferencia es ver estos obstáculos como oportunidades.

Siempre recuerdo la frase “Caerse está permitido. Quedarse allí no”.

“Uno puede volver a levantarse si cae al barro, deja de perder tu energía justificando tu fracaso e inviértela en tu futuro éxito” menciona Javier Echaleku.

A veces, pasamos momentos en que nos sentimos desanimados y tristes, ante experiencias no deseadas. Intenta no desanimarte ya que puede ocurrirle a cualquiera. Reenfoca tu energía, pon las situaciones en perspectiva, considera diferentes escenarios, ve el panorama completo y recarga tu fuerza mental.

¿Cuál es la mejor manera de levantarse?… ¡De cualquier manera!

Motívate a ti mismo, recuerda tus fortalezas y habilidades. Ten disposición para aprender nuevos métodos para asumir lo ocurrido, busca formas de hacer cambios que mejoren tu eficiencia y productividad.

Considero que el éxito es un viaje de largo recorrido, donde siempre habrá logros y experiencias de aprendizaje. A través de pérdidas y errores ganamos aprendizajes nuevos y nos fortalecemos en carácter.

No creo en la palabra “fracaso”. A mi pensar es solo una palabra que se utiliza para expresar algunos resultados de intentos que hacemos, pero lo logramos de manera no deseada.

El miedo a volver a intentarlo es una mal terrible que puede minar la carrera o vida misma de cualquier persona. Arriésgate y asume nuevos retos. En la vida se avanza aprendiendo de los errores, pero sin perder nunca el entusiasmo, el carácter y la iniciativa. El éxito necesita de nuestra disposición, voluntad, perseverancia y una buena actitud.

¡Todo en la vida es temporal!

Lo más importante no es lo que el mundo te quita, sino cómo utilizas lo que te queda. Las caídas son parte del crecimiento, lo cual es bueno porque a menudo no nos movemos sin que las circunstancias no nos obliguen. En tiempos difíciles recuérdate a ti mismo que el dolor no viene sin un propósito. Cada logro requiere de una lucha digna para llegar ahí. Todo tiene solución, quizás no de manera inmediata, pero con el paso del tiempo así será. Sé paciente y positivo.

Valiente es quien sigue siendo capaz de soñar, aquel que tropieza y vuelve a levantarse, se salpica el polvo de la caída y sigue mirando al frente sin sentir que ha fracasado, sin importar cuales sean las circunstancias. Es capaz de ver lo que desea, de sentir lo que será llegar a su meta y continúa adelante.

Las mejores lecciones de la vida son, casi siempre, aprendidas en los peores momentos y/o errores. A veces tienes que pasar por lo peor para llegar a lo mejor. Tus cicatrices son símbolo de tu fuerza. Sí, la vida es dura, pero tú eres fuerte. Sigue adelante… sigue creciendo.

Es más, la fuerza con la que te levantas que con la que te caíste… ¡No hay excusas para rendirse!

CONSEJO. Una caída es algo positivo, porque al levantarse el aprendizaje que aporta, nos ayuda a crecer y avanzar hacia el éxito.

Compartir