FRIDA, EL PERSONAJE DEL AÑO

FRIDA, EL PERSONAJE DEL AÑO

Un ladrido de ella, era una esperanza de vida; su participación en las labores de rescate del sismo de septiembre de 2017, causó un impacto social y mediático que hizo que los ojos del mundo voltearan la mirada a los binomios de rescate.

POR ELISA GUADARRAMA HUERTA

Desde los tres meses, la labrador, conocida como Frida fue entrenada por la Secretaría de Marina Armada de México, en las labores de detección de búsqueda de narcóticos y explosivos y también adiestrada en la búsqueda de personas.

Su aparición en los rescates de personas siniestradas del sismo que afectó la Ciudad de México, en septiembre del año pasado, causó furor e impacto a nivel internacional, ya que al ser parte del Equipo de Búsqueda y Rescate (BREC), participó en más de 53 rescates, localizando con vida a 12 personas.
Una “Fridomanía” se vivió en todo el territorio mexicano, trascendiendo fronteras, y es que los más importantes medios mundiales daban cuenta de su heroísmo, incluso recibió, en noviembre, el galardón por los derechos del hombre que le otorgó la Fundación José Pagés Llergo, a partir de su labor de rescate, siendo la primera ocasión que se otorga a un can.

Durante el cierre de año, los principales comercios de la Ciudad de México se dieron a la tarea de vender amuletos de esta perra, para los fieles seguidores de esta heroína de cuatro patas. Su historia y heroísmo ha inspirado al adiestramiento de esta especie animal de la cual hay todavía mucho que aprender.

SHERA, LA PERRA RESCATISTA XALAPEÑA

En Xalapa, Gilberto Trujillo Arcos, entrena perros para búsqueda y rescate desde hace varios años. Entre sus alumnas se encuentra una pastor belga llamada Shera que trabajó en la Ciudad de México, junto con Topos Azteca Veracruz, en los eventos del sismo del año pasado.

Durante cinco días, su olfato y habilidades la ayudaron a encontrar a cinco personas con vida, tres cuerpos, localizados en la calle de Río Balsas, y al rescate de tres perros, dos con vida y uno sin vida.

Su llegada a la zona siniestrada, en el corazón de México fue financiada con recursos de su equipo de trabajo, que coordinados con Topos Azteca Veracruz deciden trasladarse para apoyar en las labores de rescate, ahí les fue asignada el área de la fábrica de textiles, donde se encontraron con perros adiestrados del Ejército y la Marina.

Es así que comienza la labor que hace la diferencia entre la vida y la muerte, los sentidos Shera se agudizan, comienza a trabajar luego de que su entrenador le da la orden de búsqueda, en este punto, el silencio es la clave para escuchar los ladridos de los perros de rescate, quienes señalan cuando hay algún indicio de vida, metros debajo de los escombros.

“La jornada laboral de estos perros en esta ocasión fue ardua, ya que normalmente trabajan1x3, es decir, una hora de trabajo por tres de descanso, pero dada la magnitud del desastre, Shera cumplió con más de siete horas de trabajo; son perros de trabajo que aguantan muy bien, pero sí fue pesado para ellos, en el día descansábamos solo 3 ó 4 horas y a seguir buscando”, dijo su orgulloso entrenador.

Algo que es parte importante para el buen desempeño y condición física de estos canes es la alimentación premium, así como entrenamiento constante, caminar todos los días y trabajar en lo que el entrenador denominó como “el juego de las escondidas”, elevando poco a poco el nivel de complejidad hasta lograr que detecte personas hasta cuatro metros de profundidad.

Compartir